El Alcalde de Zalamea

Hay en Boadilla la tradición de que en nuestro pueblo nació el mito del personaje legendario del "Alcalde de Zalamea”. Era suficiente la ley del Fuero que decía: "E non entre merino en estas villas, e así como entrare e lo mataren, non pechen por él más de un arienzo, que non deben entrar í en ninguna manera", y la disposición del Privilegio de Enrique IV que daba a los alcaldes y merinos de la villa "poder plenario (...) con jurisdicción cevíl e creminal alta e baxa e mero e mixto imperio", así como que "tengan forca eniesta e picota e cárcel pública para guardar presos e executar la justicia...", para que el gran dramaturgo Calderón de la Barca se sacase de la manga un Pedro Crespo que se enfrentase a todo un Lope de Figueroa, con una justicia a la que Felipe II tuviese que dar su asentimiento. más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario